Las lesiones en el taekwondo infantil

Por

El taekwondo es un deporte sumamente técnico y necesita de mucho tiempo y del cuidado de entrenadores profesionales para que los pequeños puedan notar una progresión y para prevenir lesiones por traumatismo o por la mala ejecución de algún ejercicio.

El taekwondo es un deporte que permite a los niños crecer en un ambiente sano y deportivo, pero como cualquier deporte de contacto siempre existe el riesgo de sufrir lesión. Por ello es necesario que los entrenadores perfeccionen la técnica de los estudiantes y que cuenten con el equipo de protección adecuado que los proteja de los impacto. La mayor parte de las lesiones que se producen en el taekwondo se pueden prevenir con la supervisión adecuada. Tareas tan simples como realizar ejercicios de calentamiento pueden evitar una lesión por desgarro muscular.

Las lesiones más frecuentes en el taekwondo son los desgarres musculares, esguinces, contusiones, luxaciones y fracturas, en ese orden.

Los desgarres musculares pueden ocurrir en cualquier músculo, y se producen por patadas altas. Los músculos de la cara interna del muslo son los candidatos más probables a sufrir rupturas.

Los esguinces se producen cuando el movimiento forzado de una articulación va más allá de sus límites normales, puede afectar a los ligamentos.

Las contusiones se producen por impacto, la gravedad depende de la intensidad y lugar del golpe.

Las luxaciones se pueden generar por una mala caída, movimientos bruscos, una mala ejecución o un exceso de fuerza por parte del algún oponente. Las luxaciones más frecuentes se producen en el hombro, el codo, la rótula y la muñeca.

Las fracturas suelen ser accidentes, las áreas más afectadas son; los huesos del antebrazo y los de la piernas (tibiales), los interfalángicos de las manos y los metatarsianos de los pies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Videos
Twitter
Facebook