Las lesiones más duras en los JJOO

Por

Los Juegos Olímpicos son el momento cumbre para miles de atletas quienes sólo llegan a tener reflectores cada 4 años. Eso motiva a los atletas a sobre esforzarse, llegar a limites a los que otra persona no puede soñar, pero también con esa intensidad vienen las lesiones, desde traumatismos hasta rupturas por el tremendo esfuerzo.

No todo es gloria en los Juegos Olímpicos, los atletas sufren terribles lesiones que ponen en riesgo su participación en los JJOO o incluso su carrera deportiva.

Estos atletas sufrieron algunas de las lesiones más duras y peligrosas en la historia de los Juegos Olímpicos.

El gimnasta francés Samir Ait Said se lesionó durante su rutina de salto de caballo. Sufrió una mala caída que provocó una fractura en la pierna izquierda. Su lesión fue el primer drama olímpico de Río 2016.

La holandesa Annemiek Van Vleutee perdió el control de su bici en una curva y la hizo caer, cuando estaba a tan sólo 10 kilómetros de la meta y de la medalla de oro.

En Beijing 2008, el brazo del pesista húngaro Janos Baranyai se venció hacia atrás al intentar levantar 148 kilos.

El estadounidense Greg Louganis, en Seúl 1988, se golpeó en la cabeza con el trampolín.

Las lesiones por traumatismo son las más llamativas en las competencias deportivas, cuando hay fracturas como en muchos de éstos casos la recuperación llevará meses y recuperar el estado de forma y la confianza puede llevar más de un año.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Videos
Twitter
Facebook