Lesiones Olímpicas: Baloncesto

Por
9mGjHm-r

La mayor parte de las lesiones generadas en la practica del baloncesto afectan al tobillo y a las rodillas, ya sea por torsión, por fuerzas laterales, por traumatismo o por sobre esfuerzo. Las lesiones más frecuentes al practicar baloncesto son las siguientes.

Esguince de tobillo: es la lesión más común en los jugadores de baloncesto. Se produce cuando un jugador cae en el pie de otro jugador o, en plena carrera, el tobillo gira demasiado hacia afuera. Cuando esto sucede, los ligamentos que conectan los huesos y apoyando el tobillo se estiran y se desgarran.

Traumatismos en los dedos: las lesiones en los dedos se producen al contactar la bola bruscamente con el extremo del dedo y causa una hinchazón dolorosa y significativa de la articulación

Rodilla de saltador: lesión está provocada por la sobrecarga articular que se produce al saltar repetidamente. Se caracteriza por un dolor punzante en el tendón justo por debajo de la rótula.

Tendinitis de Aquiles: esta lesión afecta al tendón que conecta los músculos de la parte posterior de la pantorrilla con el hueso del talón. Aparece por la tensión a la que se somete al tendón por las constantes carreras, paradas y driblings.

Tendinitis de hombros: los tendones que unen los músculos a los huesos del hombro pueden inflamarse y causar dolorosas lesiones, sobre todo cuando hace actividades generales repetitivas, como tiros en baloncesto.

Rotura de ligamentos: el contacto entre varios jugadores durante un partido de baloncesto puede provocar una rotura completa de uno o más de los ligamentos que soportan la rodilla. El ligamento cruzado anterior, que une los huesos superior e inferior de la pierna y ayuda a mantener la rodilla en su lugar, suele ser uno de los más afectados.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Videos
Twitter
Facebook