¿Quién tiene riesgo de sufrir una lesión por esfuerzo repetitivo?

Por
lesiones esfuerzo repetitivo

Las lesiones de esfuerzo repetitivo suelen ser más frecuentes entre las personas con menor masa muscular o una musculatura débil donde el organismo no tiene la capacidad necesaria para resistir la exigencia a la que fue expuesto, ya sea por practicar algún deporte o o realizar un trabajo demandante. Estas lesiones no se producen de un momento a otro, sino que se van acumulando y reciclando microtraumatismos que a largo plazo y mayor esfuerzo se convierten en una lesión dolorosa.

Algunas labores y deportes son más susceptibles que otras para que una persona pueda sufrir una lesión de esfuerzo repetitivo. En trabajos de oficina, es más común sufrir lumbalgia, quien trabaja en maquila tiene el riesgo de sufrir alguna lesión por postura y si además hay movimientos demandantes y automatizados el riesgo es mayor.

Las lesiones por esfuerzo repetitivo también suelen ser frecuentes entre aquellos que comienzan a practicar deporte después de mucho tiempo sin actividad física. Cuando alguien empieza con una rutina como el gimnasio, clases como TRX o alguna otra actividad demandante y apenas empiezan a generar masa muscular puede aparecer una lesión por esfuerzo repetitivo, aunque en la mayoría sólo habrá fatiga muscular y dolor natural por el trabajo que se le demanda a las fibras musculares que han estado en reposo durante mucho tiempo.

En algunos casos será necesario realizar una cirugía, la cual puede corregir tendones y ligamentos o colocar los huesos quebrados en una posición correcta, afortunadamente la mayoría de las lesiones no requiere de cirugía.

La proloterapia es la mejor opción para lesiones en los tendones o en los ligamentos entre muchas otras, ya que es un tratamiento que no requiere de cirugía y en lugar de cortar la parte dañada, la fortalece, lo que evita lesiones futuras. La proloterapia es un tratamiento a base de inyecciones que ayuda a soportar el dolor y ayuda al cuerpo a recuperarse por sí mismo.

Finalmente el reposo y la rehabilitación es parte importante en las lesiones más graves. Es importante empezar con los ejercidos de rehabilitación cuanto antes pero también reposar después de una lesión: todas las lesiones necesitan tiempo para sanar y un descanso adecuado. Tras ese descanso es importante recuperar la movilidad del área lesionada con ejercicios de rehabilitación que empiezan de forma delicada mientras el tejido cicatriza.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Videos
Twitter
Facebook