Proloterapia en lesiones deportivas

Por

Un gran número de lesiones deportivas articulares y de tejidos blandos (ligamentos, tendones, músculos) no cicatrizan adecuadamente por varios factores, entre ellos:

  • El paciente menosprecia la lesión porque no se “rompió” el hueso.
  • No le dan el seguimiento adecuado con el doctor (tiempo, inmovilización, rehabilitación, etc.)
  • Regresan al deporte antes de haber cicatrizado y rehabilitado y se vuelven a lastimar, creando una lesión crónica y recurrente que les imposibilita o limita regresar al ejercicio o competencia deportiva.

A pesar de múltiples tratamientos orales, inyectados o locales, y con la ayuda de fisioterapia, aparatos ortopédicos y otras especialidades afines (quiroprácticos, acupuntura, huesero, masajistas, etc.), muchas veces no se consigue el objetivo final: quitar el dolor, fortalecer y regresar a la actividad previa.

La proloterapia ofrece esa nueva y última opción de mejoría para la lesión.

Jugadores profesionales de alto rendimiento como Hines Ward, que jugaba en Los Acereros de Pittsburgh en el fútbol americano profesional (NFL), recibió los beneficios de la proloterapia para poder jugar en un superbowl.

Otros jugadores de los Dallas Cowboys lo han usado para tratar lesión del primer dedo del pie (turt toe) con muy buenos resultados.

Lesiones limitantes de rodilla, tobillo y pie, sobretodo en corredores de maratón y triatlonistas, se benefician con aplicaciones de proloterapia.

Esguinces de tobillo que se vuelven crónicos y recidivantes por mal tratamiento que persisten con dolor, inflamación e inestabilidad son susceptibles a recibir proloterapia.

Dolor bajo de la espalda (cintura) o dolor mecánico lumbar sin lesión neurológica (compresión de raíz nerviosa por disco) mejoran notablemente con proloterapia, quitando el dolor y mejorando la movilidad de la espalda al salir de la cama y en los movimientos de la vida diaria, problema muy común en personas jóvenes que hacen pesas, ejercicios de aparatos en el gimnasio, jugadores de fútbol soccer, fútbol americano y equitación, entre otros.

Lesiones del hombro, codo (codo de golfista o de tenista) , muñeca, sobretodo al practicar deportes de raqueta (tenis, frontenis, jai-alai, squash, paddle-tenis, badmington), muy comunes por técnica o raqueta inadecuadas que después de múltiples y variados tratamientos no mejoran, la proloterapia funciona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Videos
Twitter
Facebook